SUICIDIO

El suicidio debe mirarse como
una debilidad del hombre,
porque indudablemente
es más fácil morir que soportar sin tregua
una vida llena de amargura

Goethe





El intento de suicidio es una de las más dramáticas situaciones del ser humano, es el límite de la desesperanza, la falta absoluta de salida.

En el momento en que una persona está tan agotada de vivir que desea poner fin a su vida, todos aquellos que están a su lado deben hacer todo tipo de esfuerzos por sacarse de esa situación. No se necesitan palabras, se necesita acción: un plan vital que le haga, al menos, plantearse un nuevo intento de ser feliz


ARTÍCULOS RELACIONADOS

►Creencias erróneas y realidades suicidio

►Factores riesgo

►Consejos para combatir la ideación autolítica

►Cómo actuar frente a pensamientos suicidas

►Indicios a vigilar

►Cómo pueden ayudarle los allegados

►Terminología referida al suicidio

►Señales de alarma en suicidio adolescentes

FACTORES DE RIESGO DE SUICIDIO

  

Modificables
Inmodificables
– Trastorno afectivo
– Esquizofrenia
– Trastorno de ansiedad
– Abuso de sustancias
– Trastorno de personalidad
– Otros trastornos mentales
– Salud física
– Dimensiones psicológicas
– Heredabilidad 
– Sexo
– Edad:
    • Adolescentes y adultos jóvenes
    • Edad geriátrica
– Estado civil
– Situación laboral y económica
– Creencias religiosas
– Apoyo social
– Conducta suicida previa

CREENCIAS ERROREAS Y REALIDADES DEL SUICIDIO

Existen diversos criterios erróneos con respecto al suicidio y las personas que intentaban acabar con su vida. Es importante conocer las creencias erróneas de forma que se pueda proporcionar un apoyo emocional más afectivo a las personas en riego de suicidio. La siguiente tabla de creencias erróneas y evidencia centífica, fue creada por la OMS en el año 2000.


> La persona que se quiere matar no lo dice 

De cada diez personas que se suicidan, nueve indicaron sus propósitos y la décima dejó entrever su intención de acabar con su vida

> La persona que lo dice no lo hace

Toda persona que se suicida expresó con palabras, amenazas, gestos o cambios de conducta lo que sucedía



CONSEJOS PARA COMBATIR LA IDEACIÓN AUTOLÍTICA

Aquí tiene algunas ideas que le pueden ayudar a combatir la ideación autolítica: 


Recuerde que no es beneficioso actuar de forma impulsiva, con el tiempo el pensamiento del suicidio desaparecerá.

Lo más importante es abrirse a los demás y comunicar sus pensamientos a alguien en quien confíe, o a algún/a profesional de la salud.

Mantenga a mano una lista de personas con las que pueda hablar cuando tenga pensamientos suicidas.

CÓMO ACTUAR ANTE LOS PENSAMIENTOS SUICIDAS

Ante pensamientos de quitarse la vida debe saber que:


No está solo: aunque Vd. se sienta así, aunque se considere una carga para los demás por su estado anímico, déles la oportunidad de conocer lo que está ocurriendo, trasládeles sus inquietudes

Los pensamientos suicidas suelen estar asociados con situaciones que se consideran irresolubles: si Vd. está pasando un momento difícil, es posible que no sea capaz de generar soluciones a sus problemas, o formas adaptadas de superarlos. La psicoterapia le ayudará a enfocar de diferente manera sus problemas y a encontrar salidas. No tiene nada que perder con intentarlo: es muy probable que un profesional le ayude a buscar nuevas formas de afrontar los problemas bajando las cargas de sufrimiento. Recuerde: no pierde nada por intentarlo, con la otra opción lo pierde todo


INDICIOS A VIGILAR EN AMENAZA DE SUICIDIO

Existen algunos indicios que nos pueden alertar sobre la ideación autolítica de una persona, con objeto de disuadirle. 


Manifestaciones verbales

El individuo expresa sus deseos de acabar con su vida, independientemente de si tiene un plan ideado o no. Estas manifestaciones verbales pueden orientarnos sobre el grado de concreción, y contrariamente a lo que se suele pensar, preguntar sobre esta ideación autolítica no incrementa el riesgo de que se desencadene el suicidio, y sin embargo, orienta a los profesionales de salud mental para conocer el riesgo real de ejecución e iniciar las acciones preventivas.

  • Sin planteamiento de la acción 
  • Con un método indeterminado 
  • Con un método específico, pero no planificado 
  • Plan suicida concreto (esta situación indica un alto riesgo de suicidio)

CÓMO PUEDE AYUDAR A UN ALLEGADO CON RIESGO DE SUICIDIO






Éstas son algunas de las formas de ayudar a una persona que expresa su intención de cometer un suicidio:

  • Valore la situación seriamente. 
  • Sea directo/a. Hable clara y abiertamente sobre el suicidio. 
  • Exprésele su preocupación.

TERMINOLOGÍA REFERIDA AL SUICIDIO

Silverman et al. simplificaron la terminología referida al suicidio añadiendo los tipos I, II y III: 



Comunicación suicida Tipo I cuando no existe intencionalidad suicida

Comunicación suicida Tipo II cuando existe un grado indeterminado de intencionalidad 

Comunicación suicida Tipo III cuando existe alguna intencionalidad. La conducta suicida se clasifica de Tipo I si no provoca lesiones y de Tipo II si provoca lesiones.


Las definiciones de esta terminología son las siguientes:


––Ideación suicida: pensamientos sobre el suicidio (cogniciones).


––Comunicación suicida: acto interpersonal en el que se transmiten pensamientos, deseos o intencionalidad de acabar con la propia vida, para los que existe evidencia implícita o explícita de que este acto de comunicación no supone por sí mismo una conducta suicida. La comunicación suicida es un punto intermedio entre la ideación suicida (cogniciones) y la conducta suicida. En esta categoría se incluyen aquellas comunicaciones verbales o no verbales, que pueden tener intencionalidad, pero no producen lesiones. Existen dos tipos de comunicación suicida:


••Amenaza suicida: acto interpersonal, verbal o no verbal, que podría predecir una posible conducta suicida en el futuro cercano.


••Plan suicida: es la propuesta de un método con el que llevar a cabo una conducta suicida potencial.

SEÑALES DE ALARMA DE SUICIDIO EN ADOLESCENTES

SEÑALES IMPORTANTE


  • Cambios en hábitos alimenticios y de sueño 
  • Aislamiento de las amistades, familia y actividades regulares 
  • Acciones violentas, conducta rebelde, escaparse 
  • Uso de drogas o de alcohol 
  • Descuido inusual de su apariencia personal 
  • Cambio notorio en la personalidad 
  • Aburrimiento persistente, dificultad para concentrarse, baja calidad en las tareas escolares 
  • Quejas de síntomas físicos como dolores de cabeza o estómago 
  • Pérdida de interés en las actividades placenteras 
  • Inhabilidad para tolerar halagos y premios